22 octubre, 2019

JIGGING, por fin parece que se anima la cosa.

Me dispuse a iniciar una nueva jornada de jigging con pocas esperanzas, ya que los últimos resultados en jornadas anteriores no habían sido buenos, pero cualquier día la cosa puede cambiar y esto es lo que nos hace insistir jornada tras jornada.

Empecé de buena mañana en una zona de piedras de entre 30 y 40 metros de profundidad, estuve pescando con varios tipos de señuelos sin resultados, hasta que en una de las bajadas con el inchiku obtuve una buena picada, tras unos minutos de lucha subió a la superficie un dentón ya de buen tamaño. 
Buen dentón con el Sakura Chiku Shake Slider
Picada que sirvió para recuperar un poco las ganas perdidas en las últimas jornadas, así que seguí insistiendo en la misma zona con distintos señuelos para ver si podía engañar algún otro pez. 
La siguiente picada fue una chopita, peces muy luchadores por su tamaño, que atacó el vinilo. No es un pez grande pero con la caña  que uso (Sakura Shükan 712M) para vinilos pequeños peces de este tamaño ya se disfrutan. 
Chopa con el fiiish crazy sand eel 150
Para terminar una última picada, que da la casualidad que se produjo en una pequeña piedra a unos 40 metros de profundidad donde ya hace unos años pesqué mi primer mero a jigging con un vinilo de Gary Yamamoto. Esta resultó ser el que sería mi segundo mero pescado en esa misma piedra, también pescado con vinilo pero esta vez una imitación de calamar. 
La picada se produjo a la caída, tras cerrar el pick up del carrete noté "algo raro" con lo que decidí clavar y esta vez había un pez al otro lado.
Merito con el JLC Xipi de 90 gramos color rosa.

Para terminar os dejo el vídeo de la captura del mero:


Espero que os haya gustado, y si ha sido así, lo podéis compartir y suscribiros a mi canal Youtube:

 SUSCRIBIRSE AL CANAL YOUTUBE


No hay comentarios :

Publicar un comentario